3.12.17

Introducción al Coaching Nutricional

Algunas claves para entender el Coaching Nutricional.
Para enfocar el asunto, podemos recordar primero una referencia a al Coaching Nutricional,  de la Organización Mundial de la Salud (World Health Organization). La misma señala que el Coaching de Salud, que incluye Coaching Nutricional, “es una especialización profesional, que se enfoca a ayudar a las personas a alcanzar sus metas relacionadas con la salud, en un contexto de satisfacción, equilibrio emocional y con un estilo de vida beneficioso para sí mismos”.
A su vez la Sociedad Uruguaya de Coaching Nutricional, a la cual tengo el orgullo de pertenecer, señala que “Un Coach es un profesional que te ayuda a conseguir lo que deseas, pero no estás consiguiendo por ti mismo, en cualquier campo de la vida”.
Un dato interesante de la OMS, señala que sólo una de cada cinco personas logra acabar con una dieta y cumplir su objetivo nutricional.
En otras palabras, el 80 por ciento de las dietas fracasa.
Frente a esto es que en la última década se ha consolidado una especialización, la del Coach Nutricional, la que cada vez más los y las nutricionistas incorporan en su formación, no solo como elemento diferenciador, sino, fundamentalmente, para ayudar a las personas a lograr sus metas en materia de alimentación y salud.

Un dato que surge de las investigaciones es, por ejemplo, que las personas emocionalmente inestables, tienen el doble de posibilidades de engordar que el resto. Es que muchas veces se utiliza la alimentación para “regular” el humor.. Así es, por ejemplo, que muchas celebraciones están ligadas a sentimientos de tristeza y soledad. Una situación que puede identificarse en forma fácil, es la llamada “depresión navideña; que afecta a muchas personas, e impulsa la ingesta de alimentos en exceso.
El asunto muchas veces, es que se combaten ciertos sentimientos comiendo. Así frente al aburrimiento, la ansiedad, los nervios o la depresión, entre otros, la comida actúa como una suerte de sedante.
Con la ingesta de comida, estas emociones se calman momentáneamente pero, a su vez la sensación de “derrota”, por no haber podido dominar el impulso, generalmente hace sentirse mal.
Pero no todas las emocionalidades negativas afectan la ingesta, sino que la indiferencia y las emociones positivas también la  detonan.
La comida proporciona consuelo. Muchas veces se come en exceso, como respuesta a emociones negativas fuertes, tales como la tristeza, la ansiedad, la incertidumbre, la impotencia o la frustración.
Es así que el hambre está íntimamente ligada con la emocionalidad. Cuando se está comiendo para mitigar un sentimiento, no importa si el estómago está lleno o vacío, solo se necesita comer.
Además en ese caso, no se busca cualquier cosa, se elige una comida específico y no satisface cualquier alimento.
Un Coach Nutricional, puede identificar, junto a su cliente (“paciente”) y claramente, los objetivos en materia de nutrición. Se le pueda ayudar a que lograr sus metas, empoderándose con las mismas.
Entre los elementos en juego, el Coach Nutricional ayuda  y complementa el camino hacia el bienestar de la persona. Estimula el encuentro de caminos alternativos para alcanzar el estado deseado. Compromete e impulsa al consultante con el proceso terapéutico. Impulsa al compromiso y la acción hacia el objetivo buscado, mediante la puesta en práctica de un estilo de vida saludable.
Si querés saber más sobre el tema o contactar con Coach Nutricional con Acreditación Internacional, te invito a ver el sitio de la Sociedad Uruguaya de Coaching Nutricional http://coachingnutricional.net o consultarlos por el correo coaching@coaching.com.uy
Es posible y sencillo alcanzar tus objetivos nutricionales.

Master Coach Edgardo Martinez Zimarioff

Sociedad Uruguaya de Coaching Nutricional

¿Existe el coaching nutricional?

Algunas claves para entender el Coaching Nutricional.
Para enfocar el asunto, podemos recordar primero una referencia a al Coaching Nutricional,  de la Organización Mundial de la Salud (World Health Organization). La misma señala que el Coaching de Salud, que incluye Coaching Nutricional, “es una especialización profesional, que se enfoca a ayudar a las personas a alcanzar sus metas relacionadas con la salud, en un contexto de satisfacción, equilibrio emocional y con un estilo de vida beneficioso para sí mismos”.
A su vez la Sociedad Uruguaya de Coaching Nutricional, a la cual tengo el orgullo de pertenecer, señala que “Un Coach es un profesional que te ayuda a conseguir lo que deseas, pero no estás consiguiendo por ti mismo, en cualquier campo de la vida”.
Un dato interesante de la OMS, señala que sólo una de cada cinco personas logra acabar con una dieta y cumplir su objetivo nutricional.
En otras palabras, el 80 por ciento de las dietas fracasa.
Frente a esto es que en la última década se ha consolidado una especialización, la del Coach Nutricional, la que cada vez más los y las nutricionistas incorporan en su formación, no solo como elemento diferenciador, sino, fundamentalmente, para ayudar a las personas a lograr sus metas en materia de alimentación y salud.
Un dato que surge de las investigaciones es, por ejemplo, que las personas emocionalmente inestables, tienen el doble de posibilidades de engordar que el resto. Es que muchas veces se utiliza la alimentación para “regular” el humor.. Así es, por ejemplo, que muchas celebraciones están ligadas a sentimientos de tristeza y soledad. Una situación que puede identificarse en forma fácil, es la llamada “depresión navideña; que afecta a muchas personas, e impulsa la ingesta de alimentos en exceso.
El asunto muchas veces, es que se combaten ciertos sentimientos comiendo. Así frente al aburrimiento, la ansiedad, los nervios o la depresión, entre otros, la comida actúa como una suerte de sedante.
Con la ingesta de comida, estas emociones se calman momentáneamente pero, a su vez la sensación de “derrota”, por no haber podido dominar el impulso, generalmente hace sentirse mal.
Pero no todas las emocionalidades negativas afectan la ingesta, sino que la indiferencia y las emociones positivas también la  detonan.

La comida proporciona consuelo. Muchas veces se come en exceso, como respuesta a emociones negativas fuertes, tales como la tristeza, la ansiedad, la incertidumbre, la impotencia o la frustración.
Es así que el hambre está íntimamente ligada con la emocionalidad. Cuando se está comiendo para mitigar un sentimiento, no importa si el estómago está lleno o vacío, solo se necesita comer.
Además en ese caso, no se busca cualquier cosa, se elige una comida específico y no satisface cualquier alimento.
Un Coach Nutricional, puede identificar, junto a su cliente (“paciente”) y claramente, los objetivos en materia de nutrición. Se le pueda ayudar a que lograr sus metas, empoderándose con las mismas.
Entre los elementos en juego, el Coach Nutricional ayuda  y complementa el camino hacia el bienestar de la persona. Estimula el encuentro de caminos alternativos para alcanzar el estado deseado. Compromete e impulsa al consultante con el proceso terapéutico. Impulsa al compromiso y la acción hacia el objetivo buscado, mediante la puesta en práctica de un estilo de vida saludable.
Si querés saber más sobre el tema o contactar con Coach Nutricional con Acreditación Internacional, te invito a ver el sitio de la Sociedad Uruguaya de Coaching Nutricional http://coachingnutricional.net o consultarlos por el correo coaching@coaching.com.uy
Es posible y sencillo alcanzar tus objetivos nutricionales.

Master Coach Edgardo Martinez Zimarioff

Sociedad Uruguaya de Coaching Nutricional


16.5.17